Toda persona tiene un “algo”, que marcará por siempre su vida, sus gustos, y sus aficiones… En mi caso, ese “algo” apareció durante la secundaria, cuando cayó en mis manos un ejemplar del Señor de los anillos, y me abrió las puertas a un mundo fascinante por descubrir.

 

Si Narsil, la hoja que cortó la mano de Sauron, inició mi adolescencia…Drizzt Do’Urden, con sus cimitarras, relatadas por el señor R.A. Salvatore, recorrieron mi camino hacia la edad adulta…Y junto a Peter Jackson, Ridley Scott y tantos otros grandes directores de cine, definieron un gusto por las artes “perdidas” del mundo antiguo, a las que tanta personas de mi generación hemos recuperado el gusto por querer conocer…

 

Estudié fabricación por mecanizado, como oficial de tornos y fresadoras. Mas adelante, en la Escuela de Artes de Zaragoza, me gradué en la especialidad de Artes Aplicadas a la escultura. Y para completar mis estudios, también realice el grado medio de soldadura y calderería. 

 

Hoy en día resido en Zaragoza. Una tierra con grandes historias del pasado, y antiguos cimientos perdidos en las culturas antiguas. Aunque parece, que hoy en día, dichas culturas se han perdido, y ya no importa el camino recorrido….